Discurso de toma de protesta de Presidenta Municipal de Cuautitlán Izcalli

noviembre 28, 2009

MENSAJE DE ALEJANDRA DEL MORAL VELA, DURANTE SU TOMA DE PROTESTA COMO PRESIDENTA MUNICIPAL DE CUAUTITLAN IZCALLI PARA EL PERIODO 2009-2012.

Cuautitlan Izcalli, Estado de México; a 17 de agosto del 2009.

 

Actitud esperada

  • Institucional (atender las formas republicanas)
  • Prudente (cero revanchas, quejas o enconos)
  • Discurso realista y propositivo

 

Doctor David Korenfeld Federman, Secretario del Agua y Obras Públicas del Gobierno del Estado de México; y representante personal del gobernador Enrique Peña Nieto.

 

Licenciado David Ulises Guzmán, presidente municipal saliente de Cuautitlan Izcalli;

 

Ciudadanos integrantes del Cabildo;

 

Habitantes de nuestro municipio:

 

De acuerdo con las formalidades establecidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la propia del Estado Libre y Soberano de México, he rendido protesta como presidenta municipal de Cuautitlan Izcalli.

 

Al asumir esta alta responsabilidad, expreso mi profunda gratitud a quienes, en libre ejercicio de su voto, hicieron posible la integración de este ayuntamiento.

 

A quienes no votaron, o lo hicieron por una opción distinta, manifiesto mi respeto.

 

A quienes fueron dignos adversarios en la campaña, mantengo siempre mi mano extendida, mis oídos atentos y mi palabra empeñada para sostener un diálogo constructivo.

 

Como orgullosa integrante del Partido Revolucionario Institucional, a todos los habitantes de Cuautitlan Izcalli, les reitero con claridad, mi compromiso de gobernar para el bienestar de todos, sin distingo alguno.

 

Inspirada en el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, asumo una conducta política basada en 5 preceptos:

  1. El cumplimiento de la palabra, haciendo lo que se dice y diciendo lo que se hace.
  2. La concordia política, respetando la pluralidad ideológica del municipio.
  3. La austeridad en el ejercicio de la función pública.
  4. El fortalecimiento del estado de derecho.
  5. La coordinación institucional con los órdenes de gobierno y los poderes públicos.

 

La tarea de gobernar no admite distracciones de ninguna índole. Gobernar es concentrarse en cumplir con los compromisos firmados, dentro del periodo de tiempo que comprende el mandato constitucional.

 

En Cuautitlán Izcalli todos los problemas tienen su origen en dos factores: por un lado, la creciente demanda de servicios públicos derivada de un crecimiento urbano desordenado; y por otro lado, la insuficiencia de recursos públicos agravada por su deficiente aplicación al momento hacer frente a las demandas sociales.

 

Esto explica el incremento de la inseguridad pública y de la violencia; el cada día más grave desabasto de agua; la deficiente recolección de basura; la falta de pavimentación, de infraestructura urbana y de espacios públicos recreativos; el mal estado de las calles y vialidades.

 

Sería ingenuo y demagógico decir que en tres años de gobierno se resolverán todos los problemas del municipio. Eso equivaldría a ignorar no solo la profunda crisis económica que vive el país, sino la crisis más grave que resulta de la escasez de agua en el altiplano mexicano.

 

Ante la problemática no nos paralizamos o la usamos como pretextos.

 

Estamos ya trabajando en las soluciones mediante un plan de gobierno realista, austero y viable que, hoy, someto a consideración de este Cabildo y de la ciudadanía.

 

Cuatro son los retos que engloban las acciones de este gobierno municipal:

  1. El reto político,
  2. El reto social,
  3. El reto económico y
  4. El reto administrativo.

 

RETO POLÍTICO

 

La gobernabilidad que significa construir y mantener una relación de concordia en el funcionamiento del cabildo y del ayuntamiento.

 

El tratamiento de los asuntos públicos requiere de una conducta institucional, basada en el respeto, el diálogo y los acuerdos.

 

Como integrantes de este órgano colegiado de gobierno, los síndicos, los regidores y la presidenta municipal debemos hacer un solo frente en beneficio de los ciudadanos, dejando de lado estridencias y conflictos estériles que obstruyan la capacidad de acción del ayuntamiento.

 

Así y solo así, es posible avanzar más rápido y con mayor intensidad en la atención a las demandas sociales.

 

La tranquilidad y la paz social son aspiraciones en el país, en el estado y en nuestro municipio, que solo son alcanzables mediante el ataque frontal al crimen en las calles, en el transporte y en las casas, en un marco de respeto a los derechos humanos; pero todo esto no es suficiente, requiere ser complementado con la apertura de oportunidades educativas y laborales para jóvenes.

 

Ante los graves problemas de la inseguridad, ninguna instancia de gobierno es ajena o es capaz de resolverlo por sí misma. Por eso, la coordinación institucional entre los órdenes de gobierno y los poderes públicos es fundamental para sumar esfuerzos, presupuestos y voluntades.

 

Parte sustancial de este problema es la estigmatización de todos los policías, ocasionada por la corrupción de unos cuantos. Esta injusta valoración hacia los cuerpos policiacos demerita su autoridad, resta respeto a los buenos policías ante la población y ofende a las familias de aquéllos que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber.

 

Por eso resulta muy importante atender este problema en doble vía: combatiendo la impunidad y estimulando a los buenos elementos con el mejoramiento de sus condiciones de vida.

 

La conducta institucional será la base de actuación de mi gobierno, porque repercute en el bienestar social agilizando trámites, acortando tiempos y posibilitando el acceso a mayores recursos; pero no solo eso, también fortalece a las figuras de autoridad y así, al Estado mexicano.

 

La conducta institucional es vital para nuestro municipio, pues formamos parte de una metrópoli en permanente expansión. Esto significa que compartimos responsabilidades con otros municipios, con el Estado, con el Distrito Federal y con la federación.

 

Este municipio está dispuesto a sumar esfuerzos y presupuestos al de los gobiernos estatal y federal para avanzar en obras públicas y en programas sociales para el beneficio de los habitantes de la región.

 

RETO SOCIAL

 

Los servicios públicos de calidad y con calidez son la prioridad para este ayuntamiento. Como instancia de gobierno más cercana a la gente, vamos a cumplir con este objetivo…

 

  • Recolectando
    la basura como lo demanda la población, con puntualidad en todas las colonias y localidades del municipio.

 

  • Vamos a trabajar para que, una vez superada la emergencia hidráulica que afecta a todo el centro del país, se amplié la cobertura en el suministro de agua a los izcallienses de manera oportuna y suficiente; este tema implica una actitud ciudadana responsable haciendo un uso racional y mesurado de este vital líquido, cambiando los patrones de derroche en su consumo.

     

  • Vamos a hacer posible que las lámparas del alumbrado público cumplan su propósito de iluminar las calles y las colonias.

     

  • Vamos a construir y a desazolvar ductos de drenaje que eviten la contaminación.

     

  • Vamos a dignificar los mercados y las áreas verdes que son vitales para el abasto de alimentos y la recreación social, respectivamente.

     

  • Vamos a construir, con la participación de la sociedad, calles, banquetas y vialidades.

     

  • Vamos a buscar mejores alternativas de ordenamiento vial que permita un tránsito fluido de vehículos.

     

  • Vamos a fomentar las expresiones culturales, que dan identidad al municipio y que contribuyan a la celebración del Bicentenario de la Independencia Nacional y al Centenario de la Revolución Mexicana.

     

  • Vamos a plantar árboles y a cuidar el medio ambiente.

     

Un asunto de particular importancia es coadyuvar en la ampliación de los programas sociales que acertadamente está realizando el Gobierno del Estado de México, principalmente los programas alimentarios para atender la grave situación que padecen hombres, mujeres y niños que viven en condiciones de pobreza extrema.

 

La obra pública más importante por la inversión, la generación de empleos y el beneficio social que conlleva es la construcción del Hospital General de Cuautitlan Izcalli, misma que impulsaremos de la mano del Gobierno del Estado de México y del federal.

 

RETO ECONÓMICO

 

El desarrollo del municipio debe estar fincado en la ley, el orden y la competitividad.

 

Las inversiones productivas, las que generan empleos y bienestar social, son bienvenidas al municipio. Intensamente trabajaré para que Izcalli vuelva a ser referente de progreso, de unidad y de trabajo.

 

Pero que quede claro: el mandato de las urnas me obliga a trabajar para poner orden en el crecimiento urbano.

 

Por eso voy a moderar los asentamientos humanos que se realicen en el territorio municipal, asegurando que sean viables, sustentables y congruentes con la disponibilidad de los servicios públicos, principalmente con el agua.

 

También estamos obligados a verificar que los desarrollos habitacionales ya establecidos, cumplan con todas y cada una de las normas de desarrollo urbano, incluyendo el equipamiento al que de acuerdo a la ley están obligados a proporcionar.

 

La relación entre el ayuntamiento y los desarrolladores urbanos requiere de especial observación para evitar el conflicto de intereses que denigran el servicio público en detrimento del interés social.

 

RETO ADMINISTRATIVO

 

Las actuales circunstancias financieras del ayuntamiento, limitan el margen de maniobra y reducen la capacidad de respuesta.

 

Ante la insuficiencia presupuestaria y las crecientes demandas sociales, el funcionamiento de la administración pública municipal debe ser austero y eficiente.

 

 

Ofrecemos profesionalismo, transparencia y honestidad en la operación de la administración. Rechazamos la improvisación, la opacidad y el conflicto de intereses que en esencia es corrupción.

 

Trabajaremos con las personas idóneas a fin de que, con pericia administrativa, captar y ejercer el presupuesto de manera oportuna y eficiente.

 

La presidenta municipal, los síndicos, los regidores y los servidores públicos que formamos parte de este gobierno, estaremos dedicados a servir de tiempo completo sin distracciones, sin displicencias y sin arrogancias.

 

A mis compañeros de trabajo les digo que a partir de hoy empieza la cuenta regresiva
para cumplir, lo que ofrecimos en campaña.

 

Señoras y señores:

 

Cuautitlan Izcalli es, orgullosamente, nuestra casa. Hoy, tengo el privilegio y el deber de restaurarla, de cuidarla y de proyectarla a un futuro mejor.

 

Todos tenemos cabida en esta tarea. Al estudiar los jóvenes cumplen esta responsabilidad; lo mismo hacen los empresarios al generar puestos de trabajo, los obreros al producir, los campesinos al cultivar, los maestros al enseñar, las amas de casa al gobernar sus hogares. Y así también los deportistas, los comerciantes, quienes ejercen un oficio y nuestros queridos adultos mayores.

 

Izcalli, nuestra querida casa, nos involucra a todos por igual.

 

¡Pongamos lo mejor de nosotros!

 

Muchas gracias.

Anuncios

Discurso de Beltrones, entrega de medalla Belisario Domínguez

octubre 23, 2009

Palabras del Senador Manlio Fabio Beltrones, Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI y Presidente del Instituto Belisario Domínguez, en la ceremonia de entrega de la “Medalla de Honor Belisario Domínguez 2009”, celebrada el 22 de octubre de 2009. 

Con su autorización señor Senador Carlos Navarrete, 
Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.  
Ciudadano Felipe Calderón Hinojosa, 
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.  
Ciudadano Guillermo Ortiz Mayagoitia, 
Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  
Diputado Francisco Ramírez Acuña, 
Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.  
Senador Gustavo Enrique Madero Muñoz, 
Presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República.  
Señor Gobernador del Estado de Chihuahua.  
Señor Gobernador del Banco de México.  
Señores presidentes municipales que nos acompañan.  
Señor Miguel Ángel Granados Chapa, 
Medalla “Belisario Domínguez 2008”.  
Distinguidos familiares de Don Antonio Ortiz Mena.  
Señoras senadoras. 
Señores senadores. 
Señores diputados.   
Señoras y señores:   

Hubo una vez, un tiempo, en que México pudo crecer con justicia social y visión de futuro.  

Hubo una vez que nuestro país creció, por doce años, a tasas sostenidas de 6.5%; con el nivel de inflación más bajo de Latinoamérica y un incremento al salario real de un 6.4%.  En ese tiempo, sin importantes ingresos, producto del petróleo, se logró soberanía alimentaria y crecimiento industrial.   

Fue un tiempo en que México diseñó y ejecutó un original y exitoso modelo de desarrollo, acorde al proyecto social de la Constitución de 1917 y a la función histórica del Estado Mexicano en la construcción de las instituciones nacionales.  

Tiempo de obra colectiva, conducida por mexicanos de gran estatura que se formaron en las instituciones educativas del Estado Mexicano, en medio de un conflicto armado mundial.   

Un tiempo que fue conocido como el “milagro mexicano”, nacido del talento hacendario y el compromiso social de Don Antonio Ortiz Mena, un abogado firme y prudente. Pero, sobre todo, un humanista, que sabía que, para servir a México, es esencial conocer los problemas y anhelos del pueblo e identificar lo que es posible y lo que no lo  es.  

Mexicano excepcional, tuvo talento, sensibilidad y preparación, para ver al mundo de la post-guerra y la guerra fría, ver el mundo de las dictaduras y el estatismo de aquel tiempo, y definir un modelo muy mexicano de “desarrollo estabilizador”, sustentado en la intervención responsable del Estado en sectores estratégicos, todos ellos necesitados de impulso; una política industrial apoyada en la sustitución de importaciones y la demanda del mercado interno; un modelo en el que hubo la prudencia de separar las decisiones de política hacendaria, de las veleidades del poder presidencial.  

Con congruencia y honestidad intelectual, concibió  la política económica como un instrumento para el desarrollo y para invertir en la sociedad. Como declaró  años después. “No tenía compromiso ideológico, podía ser keynesiano y monetarista, según el caso”; según las necesidades y los principios éticos y de servicio público que siempre guiaron su ilustrado pragmatismo.   

Era un hombre de Estado que supo estar por encima de intereses transitorios y nunca cayó  en la tentación de cultivar aspiraciones políticas personales, porque en su amplio horizonte estaba primero elevar el progreso de México a niveles superiores de bienestar y madurez política.  

Hoy, a más de dos años de su desaparición física, el Senado de la República cumple un deber histórico al honrar la figura excepcional de Don Antonio Ortiz Mena, con la entrega póstuma de la Medalla Belisario Domínguez.  

Con ello, vinculamos ante la historia a dos mexicanos eminentes: el heroico demócrata que murió sacrificado por la intolerancia y el servidor público ejemplar que elevó a México a niveles de desarrollo que no tuvieron precedente, ni han tenido, después, seguimiento alguno.  

Así  como el México que soñó Belisario Domínguez, era un México donde las diversas corrientes políticas no se mataban entre sí ni se acallaban o suprimían unas a otras. Un México donde la política se rigiera por el valor supremo de la tolerancia; así, el México que vivió Antonio Ortiz Mena fue más que un milagro.  Fue una realidad construida con enorme esfuerzo, visión, capacidad, honradez y, sobre todo, con responsabilidad.  

El ejemplo de ambos mexicanos eminentes debe guiarnos, para que México retome el camino de la madurez política y el desarrollo económico, todo ello construido a partir de un camino propio.  

Volvamos a las preguntas elementales que se planteara Don Antonio Ortiz Mena, en plena madurez. Decía: ¿Qué tenemos que hacer para mejorar la vida de las mayorías en México? ¿Cuáles son las políticas que garantizarán un crecimiento sostenido y un desarrollo futuro?  

Porque no es lógica ni humana, decía Don Antonio, una situación donde los salarios siempre pierden capacidad adquisitiva y los precios suben en forma permanente.  Porque creamos millones de pobres que no pueden vivir y (cito) “y hay que mantenerlos para que sigan siendo miserables”: este es el error más grave que ha cometido México. 

Palabras duras, verdades que afligen, realidad que obliga a que definamos con imaginación, sensibilidad y sentido de urgencia: el qué  hacer, aquí y ahora, para destrabar la parálisis, retomar los acuerdos básicos y recuperar el paso, con una clara visión de presente y de futuro.  

¿Qué hacer para volver a crecer? ¿Cuál es la función que en las actuales circunstancias corresponde cumplir al Estado en la construcción de la nación? ¿Qué contrapesos y controles institucionales deben incorporarse al régimen político para implantar una economía sin sujeción a decisiones personales? ¿Y cuáles son las reformas económicas y sociales, que debemos emprender?  

Sería absurdo intentar un retorno al Estado paternalista e intervencionista que, en sus excesos, demolió la obra pública del “milagro mexicano”. Tampoco volver al populismo –de uno u otro signo– de un Estado asistencialista que subsidie y mantenga a los pobres con base en la recaudación fiscal, y los persuada para que correspondan con sus preferencias electorales.  

Los mexicanos necesitamos oportunidades de desarrollo que rompan el círculo perverso de escaso crecimiento, desigualdad y pobreza.  

Requerimos con urgencia de un Estado responsable que consolide el Estado de derecho.  

Un Estado responsable, y también eficaz, que se ocupe con mayor definición de la juventud y su educación de calidad, como proponía Don Antonio Ortiz Mena.  

Un Estado responsable que intervenga para dinamizar los sectores rezagados, como el campo y la sociedad rural, que Don Antonio Ortiz Mena consideraba como el problema central de México.  

Construir el Estado responsable y eficaz del Siglo XXI, implica fortalecerlo a partir del desarrollo institucional y una modernización del régimen político para reorganizar y establecer nuevos mecanismos de control, colaboración y equilibrio entre los poderes públicos.  Todo ello para dejar atrás los gobiernos divididos e iniciar los gobiernos compartidos.  

Vivimos tiempos de transformación en los paradigmas de desarrollo y de gobierno.  Donde las condiciones de gobernabilidad que demanda la sociedad mexicana y la economía global,  las mutaciones que la recesión mundial ha precipitado en los mercados y las funciones del Estado, nos obligan a replantear los parámetros de la regulación económica, los mecanismos para la provisión de condiciones de empleo y bienestar, y las formas de garantizar los distintos aspectos de la seguridad nacional en el mundo contemporáneo.   

Don Antonio Ortiz Mena, nos demostró que el salto cualitativo es posible.  

Hubo una vez en que lo logramos, y debemos volver a hacerlo: crecer con estabilidad, equidad y perspectiva de futuro.  Esto es factible, sobre todo cuando se adopta la fórmula política que sostenía Don Antonio Ortiz Mena: firmeza en los objetivos, creatividad en los medios, capacidad de gestión de los asuntos públicos, y liderazgo para construir los consensos indispensables.   

Esta es la política democrática que debemos y podemos practicar.  Aquí, en el Senado de la República, sin importar las difíciles circunstancias, ya lo hemos hecho y eso nos ha permitido llegar a los acuerdos que sustentan el ciclo fundamental de reformas institucionales iniciado en la legislatura pasada.  Ha sido un largo camino de diálogo y confrontación de posiciones; de tolerancia y respeto a las diferencias; de escuchar, reconocer y conceder, todo ello para lograr la unidad en la diversidad y los acuerdos fundamentales.  

El resultado está  a la vista: hoy, junto al ciudadano Presidente Constitucional cuya presencia tradicionalmente ha honrado la entrega de esta presea, preside la Mesa Directiva un firme militante de la oposición de izquierda; el Presidente de la Junta de Coordinación Política, es un sobresaliente miembro del partido en el gobierno; y el que hace uso de la palabra milita en otro partido político de oposición que, hasta hace poco tiempo gobernó por muchas décadas.  Este evento parecía impensable hace apenas tres años, después de una controvertida contienda presidencial.  

No ha sido un camino fácil ni exento de obstáculos. Pero estamos convencidos que siempre es mejor esta ruta, por larga y sinuosa que parezca.  Lo anterior no significa que, en ocasiones, no deban tomarse decisiones fuertes en bien del país, por graves que parezcan. Esa es la responsabilidad del gobernante ante el pueblo y la historia. 

La ampliación del pluralismo político y social exige la transformación de la política en un espacio de diálogo público.  Hay que integrar las diferencias, no erradicarlas. Si el consenso no existe, hay que crearlo y trabajarlo. No se trata de la unanimidad sino de  la formación de mayorías.  

Ya lo hicimos antes y debemos hacerlo otra vez, todo ello para recuperar la senda del crecimiento y el desarrollo, hasta eliminar la pobreza y desterrar la desigualdad, y construir un país con perfil propio y orgulloso de su vigorosa identidad plural.  

Aquí, frente a la más alta representación de los poderes públicos, rendimos homenaje al hombre que fue el emblema de un México pujante, dinámico y seguro de sí mismo.  El ejemplo de Don Antonio Ortiz Mena debe iluminar a México con su clarísimo mensaje: es la hora de un cambio con rumbo.  

Es tiempo de acordar las reformas políticas que faciliten los pactos económicos y nos conduzcan a la solución de los problemas de desigualdad y pobreza. La fórmula es sencilla: ni oposición irresponsable, ni gobiernos excluyentes, cualquiera que sea su nivel de responsabilidad.  

Es hora de dejar atrás los mezquinos intereses particulares que se hacen pasar por intereses colectivos.  Es hora de superar mitos y dogmas que  oprimen; agravios e intolerancia que maniatan y que no permiten a nuestro país levantar el vuelo.  

No olvidemos que el voluntarismo político hace sólo buenos discursos, pero sólo la verdadera voluntad política, comprometida con México, hace las reformas.  

Tolerancia política, voluntad y responsabilidad en la gestión pública, fueron la divisa de Belisario Domínguez y de Antonio Ortiz Mena.  Dos mexicanos eminentes cuyo espíritu y legado nos acompañan, hermanados, en esta ceremonia.  Sepamos estar a su altura.  

Muchas gracias 

Discurso de Beatriz Paredes CCXLIV Natalicio de Morelos

octubre 1, 2009

INTERVENCIÓN DE LA PRESIDENTA DEL CEN DEL PRI, LIC. BEATRIZ PAREDES RANGEL, DURANTE LA CONMEMORACIÓN DEL CCXLIV NATALICIO DEL SIERVO DE LA NACIÓN, DON JOSÉ MARÍA MORELOS Y PAVÓN, QUE SE LLEVÓ A CABO EN EL JARDÍN JOSÉ MARÍA MORELOS Y PAVÓN

Morelia, Mich. miércoles, 30 de septiembre de 2009

Ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; 

Ciudadano Gobernador del Estado de Michoacán;

Ciudadano Presidente del Congreso del Estado; 

Ciudadano Presidente del Supremo Tribunal de Justicia; 

Ciudadano Presidente Municipal de Morelia;

Señoras y señores legisladores que están entre nosotros; 

Señora Rectora; 

Distinguidos Secretarios de la Defensa; 

De Gobernación; 

De la Armada; 

Integrantes de la comunidad michoacana; 

Señoras y señores.

El Calendario Cívico Mexicano, que honra las fechas en que la memoria colectiva de la Patria se expresa como un todo, reúne e identifica por encima de diferencias, partidarismos, circunstancias.

Así, es el día de hoy, 30 de septiembre, en Morelia, Michoacán, donde, por: ” imaginad: una espada en medio del jardín” –con Carlos Pellicer,– y así honrar a Morelos, se encuentran los representantes de tres órdenes de Gobierno, tres michoacanos: el señor Presidente de la República, licenciado Felipe Calderón Hinojosa; el señor Gobernador del Estado de Michoacán, Leonel Godoy; el señor Presidente Municipal de Morelia, Fausto Vallejo.

Tres michoacanos con historias, biografías y ensueños diferentes; con rangos y jerarquías distintos, delegados por el pueblo, pero que en el complejo entramado que constituye la unidad en la diversidad, que es México, representan al poder público de la Federación y de este jirón del país.

Hoy, aquí, en Morelia, los representantes de los tres órdenes de Gobierno y la sociedad michoacana se reúnen para rendir homenaje al Héroe, a José María Morelos y Pavón. Es una distinción que esta ceremonia la encabece el señor Presidente de la República.

Vengo con devoción y respeto, invitada por el Honorable Ayuntamiento de Morelia, a recordar en el Aniversario de su Natalicio, a don José María Morelos; hombre cabal, de admiradas virtudes, forjadas, lo mismo en lo que él llamó el Jardín de la Nueva España, esta Morelia cada vez más hermosa, con las obras que rescatan su arquitectura añeja, y ahora, con la tecnología y la magia de la iluminación, que la hacen, sin duda, una de las ciudades más representativas de la belleza colonial mexicana.

Forjado en el Jardín de la Nueva España, como él llamara a Morelia, tanto como en los cañaverales de azúcar de las tierras bajas o a la orilla del Océano Pacífico con el mar embravecido; como en los abruptos desfiladeros de la tierra caliente, bajo cielos a veces cargados de sol, que en las noches desfloran las estrellas y en ocasiones se encabritan de tormentas armadas de relámpagos.

Ya, como arriero transportador de bienes, como pastor de almas pueblerinas, o bien, como jefe de insurgentes de acciones drásticas y fulgurantes. Morelos inició la forja de su temple en la pobreza que circundó su desarrollo, en sus tempranas responsabilidades ante su madre abandonada y su pequeña hermana, demandante de cariño y de satisfactores esenciales.

Su inicial aprendizaje lo obtuvo de su madre y del abuelo materno, para enriquecerlo, posteriormente, en el ejercicio rudo y cotidiano del trabajo de arriero que le moldeó el carácter.

Curiosamente, Morelos arriero; Juárez, pastor. Curiosamente el trabajo, el contacto con la tierra, el esfuerzo y la capacidad de meditar mirando al horizonte en lontananza. Ahí, aprendió a leer el libro de la vida. 

Ya con 25 años, ingresa al Colegio de San Nicolás de Obispo. Afina y precisa su patrimonio informativo, conoce, trata y admira al rector Miguel Hidalgo y Costilla, para más tarde, con su ordenamiento sacerdotal, desempeñarse como cura de parroquias pobres. Para ese entonces, todo a su alrededor denunciaba un mundo colonial en plena descomposición y derrumbe.

Así que el levantamiento en armas de su maestro Hidalgo el 16 de septiembre de 1810, que lo sorprende en Carácuaro, le proporciona la chispa que le aviva sus inconformidades, le enciende sus valores independentistas y libertarios. 

Por eso, al llamado de la campana libertaria de Dolores se une en Indaparapeo, según su propio decir, a quien conduce, hasta ese momento, con gran valor, la insurgencia. Le ofrece sus servicios como capellán; pero Hidalgo le da instrucción para que se dirija al sur y ponga en pie de guerra a los valerosos hombres de aquellos lugares. 

Recordar simplemente esos datos y detalles que registra la historia, es importante, pero no suficiente. Ya que la historia no sólo es un registro de lo pasado, sino una herramienta para el porvenir. No debe ser un fardo pesado que los pueblos carguen a sus espaldas de manera inútil y a sus expensas, sino un instrumento eficaz que nos auxilie a resolver los problemas lacerantes de los tiempos presentes y a preservarnos del riesgo inminente de los conflictos futuros. Nos enseña a no realizar los mismos yerros, a no vivir los mismos errores. 

La historia alecciona. No hay que despreciarla ni ignorarla, tampoco hay que distorsionarla en función de intereses. 

Este 30 de septiembre es ocasión propicia para reiterar, ante el Titular de las Instituciones Nacionales, la importancia de la educación cívica en el programa de nuestro sistema educativo nacional. La educación cívica es un valor que enlaza y que enriquece la conciencia de todos los mexicanos.

La palabra, el pensamiento, la acción, la vida toda de Morelos es, en sí misma, una permanente lección para la conciencia de México y de los mexicanos.

Héroe de la guerra necesaria, pasa de la improvisación y la ocurrencia a ser organizador de tropas de línea. Con él, las muchedumbres con palos, piedras y machetes se convierten en reducidas agrupaciones de soldados de estricta disciplina, de audaz estrategia y de ennoblecida valentía. Acapulco, Cuautla, Tehuacán, entre otras, conocieron al torbellino insurgente y admiraron al Rayo del Sur.

Sin embargo, Morelos no trasciende en el tiempo por su origen humilde o por su genio militar. Perdura esencialmente por su amplia y sólida capacidad para organizar lo que él llamó la América Mexicana. Su enérgico laconismo y su sensibilidad hacia el pueblo del que siempre formó parte, le permitieron ser el honorable portavoz de los Sentimientos de la Nación; de los 23 sentimientos enumerados, la mayoría sigue teniendo plena vigencia.

El primero: “Que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía y que así se sancione dando al mundo las razones.” 

Para aquellas épocas como para éstas, México debe ser libre e independiente en lo económico, en lo político, en lo educativo, en todos los órdenes, de cualquier otra Nación, Gobierno o Monarquía, respetando a todos los países de la Tierra, con amistad y solidaridad internacional a partir de nuestro linaje, para poder exigir de todos ellos ese mismo respeto.

En esta hora de interdependencia mundial, en la que la globalización acota y condiciona, quiero expresar, aquí, desde Morelia, en estas tierras michoacanas descritas por el Doctor Atl con magníficos colores, nuestra solidaridad con miles de compatriotas migrantes, la urgente necesidad de un acuerdo migratorio y nuestra plena adhesión con todos aquellos que en busca de empleo e ingreso se ven obligados a traspasar las fronteras.

Exigimos el pleno respeto a los derechos humanos de todos los mexicanos migrantes. 

Saludamos la presencia internacional renovada del Gobierno de la República. La política exterior mexicana ha de ser una política de Estado. Prestigiar a México en lo internacional y consolidar su papel soberano, es su propósito primordial. En ello no caben los regateos de ninguna de las fuerzas políticas.

En el quinto y sexto postulados, de los Sentimientos de la Nación, que señalan que “la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias en igualdad de número.”

” Y que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos”, ya se vislumbra la idea de nuestra estructura federalista, más, precisamente externada e instituida en el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, sancionado en Apatzingán el 22 de octubre de 1814, en la parte segunda titulada Forma de Gobierno. En sus capítulos del I al XXII, en donde se reconoce que todavía no hay una demarcación exacta de las 17 provincias que constituyen a esa América Mexicana, pero ya se nominan y dentro de ellas, desde luego, está Michoacán. Y se señala que con equidad y obligación de no separarse, conservándose indisolublemente unidas, tienen las provincias derechos para participar en toda la autoridad del Gobierno, tanto en el Supremo Congreso, como en el Supremo Gobierno y en el Supremo Tribunal de Justicia, los equivalentes a nuestros Tres Poderes de la Unión.

Y este federalismo mexicano naciente es más claro y firme en la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1824, en donde, ya en el Artículo 4 se establece que la Nación Mexicana adopta para su Gobierno la forma de República representativa, popular, federal, disponiéndose y nombrándose en el Artículo 5, los 19 estados con plena soberanía y libertad que integran dicha Federación.

La convicción federalista ha iluminado el pensamiento más preclaro de los mejores hombres de nuestra Nación. Territorio inmenso, la fortaleza de México se proyecta en la potencia de sus regiones y entidades federativas, en el sonido vigoroso de voces con distintos matices, de realidades con distintas geografías, de impulsos con distintos tonos.

Por eso, estamos convencidos que la vigencia del Pacto Federal, su renovado brío, es indispensable para enfrentar los problemas más severos que aquejan al México del Siglo XXI.

Morelos, prohombre a quien ahora recordamos, en el XII de los Sentimientos de la Nación, expresa: “Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.”

Esto es tan actual como vigente. En México no puede haber ningún ser humano por encima de la ley, tenga el cargo público que tenga o pretenda tener el poder fáctico que sea. En México, la ley es la Suprema Ley de la que hablaba José María Morelos y Pavón.

También es evidente que las leyes deben ser instrumentos normativos de los pueblos para lograr una mejor calidad de vida, y deben encauzar la posibilidad de que las contradicciones se atemperen.

Obligar a la constancia en el trabajo, a la constancia en la responsabilidad, a la constancia en la honestidad, a la constancia en el patriotismo. Pero, sobre todo, el pensamiento de Morelos y de la generación de su época establecía valores reales, sin idealismos utópicos, entendían lo que era la opulencia y la indigencia en la vida concreta y cotidiana. Y, por eso, planteaba la moderación de estos extremos, para que, cercanos a las dimensiones humanas, se pudiera pensar en una Patria generosa para todos. 

Señoras y señores:

No desconozco que cada año anterior a éste, desde que se estableció que aquí, en Morelia, se honre el Natalicio del Patricio, las ceremonias para Morelos con motivo de un aniversario más de su nacimiento han propiciado que esta tribuna sea ocupada por conciencias lúcidas, que han venido a honrar a este hombre valioso y humilde, que no aceptó el título de Alteza, queriendo ser siempre el Siervo de la Nación. Al hombre que teniendo todo el poder del Ejecutivo en sus manos, parte del Legislativo y la admiración agradecida del Judicial, recién establecido en 1815 en Ario de Rosales, Michoacán, se sometió al Congreso con rendida convicción, sin importarle que lo aprehendieran y lo llevaran a un cadalso humillante, que también lo engrandece.

Morelos es la personalizada nobleza de la virtud histórica, y merece que lo honremos con la palabra, con el pensamiento, pero sobre todo, con la acción.

A 244 años del nacimiento de Morelos, debemos luchar porque los Sentimientos de la Nación sean una realidad vigente, debemos luchar por la grandeza de la Patria, de la América Mexicana con la que él soñó.

Y con Carlos Pellicer, también quisiera con ustedes decir que: 

“Gritar Morelos y sentir la flama.

Gritar Morelos y lanzar la piedra.

Gritar Morelos y escalofriar la espada. 

Tú fuiste una espada de Cristo, 

Que alguna vez, tal vez, tocó el demonio. 

Gloria a ti por la tierra repartida. 

Perdón a tu crueldad de mármol negro. 

Gloria a ti porque hablaste tu voz diciendo América. 

Perdón a tu flaqueza en el martirio. 

Gloria a ti al igualar indios, negros y blancos. 

Gloria a ti, mexicano y hombre continental……

Gritar Morelos, es escuchar la gloria y sentir el perdón.”

Muchas gracias.

Discurso panista Nauacalpan vs compromiso

mayo 29, 2009

La fuerza y carácter de los blanquiazules es la diferencia, afirmó

Vale más el compromiso azul que una firma ante notario: EOH

Lo mejor de esta campaña en busca de la Presidencia Municipal es la fiesta que vamos a hacer y que está a punto de llegar a todo Naucalpan, porque a la maquinaria azul ya nadie la detiene, afirmó Edgar Olvera Higuera ante más de 5 mil panistas.

  • 2009-05-25•Política


    Edgar Olvera Higuera ESPECIAL

    Lo mejor de esta campaña en busca de la Presidencia Municipal es la fiesta que vamos a hacer y que está a punto de llegar a todo Naucalpan, porque a la maquinaria azul ya nadie la detiene, afirmó Edgar Olvera Higuera ante más de 5 mil panistas.

    En el evento celebrado en Bosques de los Remedios, el candidato del PAN a la alcaldía de Naucalpan señaló que en los 40 días que restan de proselitismo político “no habrá día ni noche de descanso, porque el próximo 5 de julio vamos a entregar buenas cuentas al panismo nacional y vamos a ganar Naucalpan”.

    Por eso, “los guerreros del ejército azul tenemos que salir a las calles a decirle a los naucalpenses que nosotros no firmamos los compromisos ante un notario porque no tiene sentido, ya que las notarías dependen del mismo gobierno, lo que queremos es que cambien a sus ministerios públicos”.

    Acompañado de Fernando Platas, Mariela Pérez de Tejada y Porfirio Durán Reveles, candidatos a diputados federales por los distritos XXIV, XXII y XXI; así como de los aspirantes a locales por los distritos XXX y XXIX, Gustavo Parra Noriega y Patricia Durán Reveles; Olvera Higuera añadió que “es tiempo de decirle a los vecinos que en Naucalpan lo más importante es el compromiso, la vocación de servicio y la palabra de los panistas.

    “Porque lo más valioso de Acción Nacional son sus mujeres y hombres que día tras día entregan su fuerza y carácter, esa es la gran diferencia de nosotros respecto a quienes prometen ya portarse bien y quieren regresar hasta con el rostro cambiado”, destacó.

    Expresó estar confiado en el ejército azul “porque tenemos a los mejores guerreros y con ustedes podremos ir a conquistar cada casilla, sección, colonia, zona, región y rincón del municipio para que el próximo 5 de julio el triunfo sea nuestro”, puntualizó.

    Naucalpan/Cecilia Ruiz

Entrevista a Enrique Peña, respecto a ataques del PRD 220409

abril 23, 2009

ENTREVISTA CONCEDIDA POR EL LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO, GOBERNADOR DEL ESTADO DE MÉXICO, TRAS INAUGURAR EL PARQUE INDUSTRIAL SAN CAYETANO, ENTREGA DE EQUIPO DEL PROGRAMA CIUDAD LIMPIA Y DE CONTROL DE EMISIONES CONTAMINANTES E INAUGURACIÓN DE LA PLANTA P

22/04/2009, TOLUCA


Toluca, Estado de México, 22 de abril de 2009.

PREGUNTA (P).- Señor gobernador, hubo señalamientos del PRD que indican que su gobierno está, ofreció candidaturas del PRI, de Convergencia a militantes del PRD, a través del secretario General de Gobierno.

ENRIQUE PEÑA NIETO (EPN).- A ver, yo lo que puedo afirmar: primero, lo señalé hace algunos días con ustedes, yo creo que estos pronunciamientos, dimes y diretes, los estaremos viendo yo creo que de forma recurrente y hasta frecuente, pues en razón de los tiempos políticos que estamos viviendo, en consecuencia no nos sorprende.
No vamos a incurrir tampoco ni caer en ningún tipo de provocaciones; realmente seremos absolutamente respetuosos de lo que cada partido, de lo que sus actores estén declarando; al final de cuentas para eso hay instancias legalmente constituidas para resolver cualquier conflicto, cualquier denuncia y a ellas habremos de someternos.
El gobierno del estado seguirá siendo muy respetuoso realmente de lo que cada partido político resuelva a su interior; aquí no puede culparse al gobierno de conflictos o diferencias que al interior de cada partido se esté viviendo, en razón de la convulsión política que vivimos. Seguiremos actuando con un gran respeto y aquí yo negaría categóricamente el involucramiento del gobierno en cualquier decisión que al interior de los partidos se esté tomando.
Pero, bueno, pues sabemos del tiempo político que estamos teniendo y este tipo de descalificaciones, de señalamientos, de querer atribuir al gobierno responsabilidad en conflictos de orden al interior de cada partido pues ni nos sorprenden y menos habrán de llevarnos a caer en este tipo de cosas.

P.- ¿Cuál sería el llamado a los actores políticos precisamente para llevar un clima…?

EPN.- Mire, yo dejo que los actores políticos se muevan como mejor convenga a su propio interés, en razón del tiempo político que estamos viviendo; lo importante es cuidar que no se rompa ni con el orden ni con la paz social; deseamos que se mantenga un clima de civilidad política en la competencia entre partidos.
Y, bueno, pues está en la responsabilidad que tienen las dirigencias de los partidos, en sus propios actores, y el gobierno estará contribuyendo a cuidar de este medio ambiente.
Hemos tenido relación, hemos tenido conversaciones con las dirigencias de los partidos políticos en el ánimo de mantener esta colaboración institucional hacia los partidos, simplemente para cuidar del ambiente que mejor favorezca al desarrollo de la jornada electoral.

PREGUNTA (P).- ¿Esta reunión se realizó?

EPN.- Si, por supuesto, ya lo dije.

PREGUNTA (P).- ¿Existe la posibilidad de que Ignacio del Valle y los otros dos presos del caso Atenco puedan ser trasladados a una cárcel estatal. Ayer fue la exigencia que hicieron algunos representantes de la iglesia, al momento de hacer una visita al penal de máxima seguridad; dicen que no hay elementos para que estén ahí.

EPN.- En este momento, bueno, pues yo recojo y no tengo en este momento ninguna valoración, al final de cuentas es en alcance a una colaboración que tenemos con el gobierno de la república, que en esa colaboración se determinó el que estas personas fueran recluidas en este centro penitenciario, es un tema de valoración que tomo con atención.

PREGUNTA (P).- ¿Ustedes están en la disposición de valorarlo?

EPN.- Vamos a valorarlo, nos parece bien.
PREGUNTA (P).- Gobernador, sobre el tema del suburbano. Usted mencionó hace algunos días que habría todo el apoyo para los afectados; hay algunas personas que se han quejado de que les quieren cobrar los servicios médicos.

EPN.- No, perdóneme, pero yo creo que precisamente en razón de haber estado en el hospital, si bien no es responsabilidad del gobierno tengo que señalarlo, no es en estricto sentido, porque corresponde al concesionario y corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal el definir los apoyos que habrán de otorgarse.
Realmente el gobierno del estado decidió colaborar con las personas afectadas, con las personas lesionadas y a ofrecerles garantías de que, al margen de que tuvieran o no seguro, al margen de que la empresa asumiera de inmediato los gastos por la atención médica que están recibiendo, el gobierno del Estado de México estaría respondiendo por esta exigencia.
Y lo estamos haciendo, hay seguimiento, la Secretaría de Comunicaciones del gobierno del estado es la responsable y será, dará a ustedes detalle del apoyo que el gobierno esté brindando.

PREGUNTA (P).- Oiga, gobernador, para preguntarle, hay una denuncia en el IFE por la impresión de un millón de trípticos presentada por dos diputadas panistas, ¿qué va a pasar con esta situación?

EPN.- Pues mire, es parte de lo que ya he señalado, yo creo que pues obviamente a algunos incomoda lo que el gobierno dentro de la ley esté realizando.
Y sí, por supuesto, el gobierno dentro de la ley ha venido realizando de forma regular su campaña de comunicación a través de distintos medios y eso es lo que hemos hecho.
Al final de cuentas, insisto, nos sometemos a la revisión y al escrutinio de quien tiene que definir a quien asiste razón en ese tema, que son las instancias legalmente constituidas para ello.
Realmente yo no descarto que ahora son estos señalamiento y mañana otros pero, al final de cuentas, hay instituciones encargadas de asegurarse que las autoridades en todos sus ordenes de gobierno observen la ley y cumplan con las disposiciones de las leyes electorales.
Este gobierno las está cumpliendo y lo que ha venido haciendo es en estricto cumplimento a ese marco regulatorio de las leyes electorales.
Muchas gracias.

Discurso de Peña en Los Pinos, inversión en Cuautitlán Izcalli

abril 14, 2009

MENSAJE DEL LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO, GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO DE MÉXICO, DURANTE EL ANUNCIO DE INVERSIÓN DE BECTON DICKINSON EN MÉXICO, EN LA RESIDENCIA OFICIAL DE LOS PINOS. 

13/04/2009, MEXICO, D.F. 


México, Distrito Federal, 13 de abril de 2009. 

Señoras y señores, muy buenos días tengan todos ustedes. Muy apreciado y respetado señor presidente de la República. Muchas gracias por esta invitación para participar en el anuncio de esta importante inversión que Becton Dickinson hace el día de hoy desde esta Residencia Oficial de los Pinos. 
Señores funcionarios del Gobierno de la República; señor gobernador del estado de San Luís Potosí; muy respetado señor presidente de Becton Dickinson a nivel internacional, señor Vincent Forlenza; señoras y señores. 
Para el Estado de México resulta trascendental e importante el anuncio que el día de hoy se lleva a cabo sobre esta importante inversión de 200 millones de dólares en nuestro país, donde una parte de esta inversión se estará destinando a nuestro estado y que habrá de contribuir a la generación de más empleos en nuestro país y en nuestro estado. 
Sin duda, yo quiero felicitar a Becton Dickinson por su confianza en nuestro estado, por realizar esta importante inversión en medio de este clima de adversidad económica que el mundo está viviendo, y donde la visión empresarial de Becton Dickinson está por encima de la coyuntura y del tiempo que estamos viviendo, particularmente en este momento; y donde, no tengo duda, que esta importante inversión habrá de redituarles en el mediado y largo plazo beneficio a esta empresa, pero también habrá de contribuir de forma muy significativa al desarrollo económico de nuestro estado, de nuestro país y particularmente a la generación de más empleos. 
El señor Forlenza ha definido claramente cuáles son las premisas, cuáles son los principios que inspiran la actuación de esta empresa en todo el mundo, y que hará posible que en nuestro país se generen mil empleos más; que hará posible que la planta de Cuautitlán Izcalli sea la más grande del mundo después de Estados Unidos para esta empresa, y que hará posible la expansión de negocios de esta empresa en nuestro país; insisto, con los beneficios económicos y sobre todo de empleos que habrán de generarse en el estado de México y en nuestro país. 
Sin duda hoy los retos que enfrenta el Estado mexicano, que enfrenta la sociedad mexicana y particularmente la del Estado de México, son mayores y son distintos, en materia de seguridad económica, en materia de seguridad pública, en materia de educación; pero sin duda la convicción que tenemos desde el estado de México es que el reto mayor que tenemos como país, es el de crecer económicamente, regresar al sendero del crecimiento, que nos permita generar mayor riqueza, distribuirla de mejor manera, y que eso haga posible el que se generen más empleos y generar condiciones de mayor bienestar para toda la sociedad mexicana. 
Esto como tema central y prioritario, que nos permita abatir lo que sin duda es hoy el mayor flagelo que enfrentamos: la pobreza; por eso en congruencia con esta afirmación, es que desde el estado de México hemos venido trabajando en forma insistente en la generación de mayor infraestructura para el estado que genere condiciones de mayor competitividad a nuestra entidad, que atraiga más inversión, que generemos empleos; y que insisto, detone mayor desarrollo económico en nuestra entidad, y así seguiremos trabajando; seguiremos trabajando para realmente fortalecer las condiciones que nuestro estado pueda ofrecer a la inversión privada, las condiciones de seguridad y de un mejor entorno económico para hacer negocios y para genera empleos. 
Esto sin duda representa para los gobiernos un gran desafío, pero sobre todo en razón de la coyuntura económica que estamos viviendo, una mayor exigencia para que los gobiernos facilitemos el desarrollo de más infraestructura por encima de cualquier controversia o disputa que pueda haber. 
No permitamos, esta es la afirmación y la convicción que tenemos desde el estado de México: no permitamos que diferencias de orden político sean obstáculo al desarrollo de más infraestructura; más cuando es ahora que más que hoy se necesita darle mayor impulso a esta infraestructura, impulsar el desarrollo económico – insisto-, como única palanca, la más importante para abatir el desempleo, para abatir la pobreza y generarle mayores condiciones de bienestar a la población a la que servimos. 
En este acto yo quiero refrendar el compromiso que hace el Gobierno del estado de México ara ser un aliado permanente y solidario de la inversión privada, de contribuir al desarrollo de negocios que a iniciativa privada viene impulsando, y donde el estado de México, su gobierno, quiero ser un gran facilitador de esta inversión que contribuya al desarrollo económico de nuestro estado. 
También quiero refrendar el compromiso que como gobierno hacemos para trabajara al lado de los otros niveles de gobierno, particularmente con el gobierno de la República, con los gobiernos de los municipios para sumar esfuerzos, sumar voluntades, sumar presupuestos y que sigamos trabajando y detonando proyectos que de forma conjunta podamos desarrollar y que sirvan realmente para apalancar un mayor desarrollo en nuestro estado. 
Yo reitero mi felicitación a Becton Dickinson por este anuncio tan importante que está haciendo para nuestro país y particularmente para el estado de México, por su confianza en nuestro país y en el Estado de México, que esta ampliación de sus negocios realmente reditúe en éxitos a la empresa, señor Forlenza que usted representa, y que el éxito que tengan como empresa sin duda se traduzca también en un éxito para el Estado de México. 
Muchísimas felicidades. 

Hello world!

abril 14, 2009

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!